Chiclana

Chiclana
ESTA PLATAFORMA ESTÁ DESVINCULADA DE CUALQUIER FORMACIÓN POLÍTICA. NOS DEBEMOS ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE A LOS AFECTADOS. NUESTRA UNIÓN HACE LA FUERZA.

jueves, 13 de julio de 2017

La “aprobación definitiva PERO DE MANERA PARCIAL” de la revisión del PGOU de Chiclana de la Frontera el 30 de diciembre del 2016 por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, no deja de ser un elemento distorsionador y que está ocasionando mucho más perjuicio que en principio se esperaba, sobre todo en el suelo urbano no consolidado.
 Pero esta cuestión parece una anécdota más, ante la confusión creada nuevamente con el anuncio de la aprobación “inicial” de las Ordenanzas de Regularización, por parte de la Sra Delegada de Urbanismo Dª Ana González y el retraso de su aplicación para el 2018.
 La Delegación de Urbanismo, sigue pendiente del pronunciamiento sobre las alegaciones presentadas a la “aprobación inicial” de las Ordenanzas de Regularización del 8 de Julio del 2016 y que sin duda tendrán que tenerse en cuenta, porque afectan directamente a la disminución de los costes, al descontarse las infraestructuras ya ejecutadas, o a las viviendas con licencias para que sólo abonen los costes de urbanización y no las cargas, o incluso la posibilidad para la novación de las cargas registrales.
 Lo que se llega a la conclusión, que las modificaciones implementadas en el primer documento para el levantamiento de las suspensiones en las Normas Urbanísticas del PGOU, pueden ser de cierto calado para la aplicación de las Ordenanzas de Regularización “YA APROBADAS INICIALMENTE”, lo que hace pensar en que necesitarán una modificación en la redacción, nueva aprobación, nueva exposición…
 Es aquí, donde todos los colectivos IMPLICADOS, deben de ser nuevamente informados de forma clara y veraz, evitar las grescas políticas, que en definitiva provocan confusión a los afectados y hacen flaco favor a la economía de Chiclana, con una falta de confianza total en los dirigentes.
 Se ha llegado a un punto, que el ciudadano corriente, no sabe si tenemos PGOU ni que Normas Urbanísticas pueden estar en vigor o que categoría de suelo tiene, encontrándose desorientado y sin conocimiento en el punto que se encuentra.
 No se tiene conciencia del perjuicio que se provoca en el patrimonio de los propietarios y de la Ciudad en General.
 Mientras tanto, la Delegación de diseminado, sigue sin hacer frente a las solicitudes de reparaciones, mantenimiento y limpieza en el extrarradio, provocando el malestar y disgusto general en los afectados, que ni son contrarios a la regularización, ni quieren el todo gratis y además contribuyen religiosamente al impuesto del IBI y sus servicios sin absolutamente nada a cambio.


lunes, 9 de enero de 2017


La publicación el pasado 30 de diciembre del 2016 de la aprobación definitiva de manera parcialde la revisión del PGOU, por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, es sin duda una gran noticia para Chiclana que viene a dar tranquilidad, al menos a corto plazo y desarrollar todos los proyectos que sean inminentes.
Dicho esto, queremos recordar al Ayuntamiento y a la Delegación de Urbanismo en particular, que sigue pendiente el pronunciamiento sobre las alegaciones presentadas a las Ordenanzas de Regularización y que sin duda tendrán que tenerse en cuenta, porque afectan a la disminución de los costes, al descontarse las infraestructuras ya ejecutadas, o a las viviendas con licencias para que sólo abonen los costes de urbanización y no las cargas, o la posibilidad para la novación de las cargas registrales.
Los problemas fundamentales en el extrarradio a la hora de regularizar se resumen en dos: Primero, la falta de financiación. Las familias no pueden hacer frente a otras cantidades que sobrepase una cuota mensual asumible, dentro de sus gastos corrientes y eso siempre haciendo un sobreesfuerzo, para poder tener servicios básicos de agua y alcantarillado en pleno siglo XXI. Segundo, la desconfianza hacia el Ayuntamiento.
La solución de ambos problemas pasa por la necesaria implicaciónde la Administración, sin la cual el proceso de Regularización quedará como agua de borrajas.
Actualmente, la Delegación del diseminado brillapor su ausencia, que si bien recibe con mucha atención la exposición de los problemas diarios, las soluciones básicas siguen sin llegar, ni siquiera de forma paliativa, con alguna ayuda a cuentagota y excesivamente concentrada.
Por otro lado, el Centro de Salud de Los Gallos se vuelve a retrasar, las ayudas y proyectos europeos se quedan fuera del extrarradio y el deterioro es cada vez más... como si la intención fuese una regularización forzada, por lo que podemos entrar en una espiral de deterioro y abandono mayor que al inicio del proceso.
Esperemos que para el 2017, muchas familias de las 15.000 viviendas del extrarradio puedan disponer de al menos agua potable y que se pueda hablar en Chiclana de haberse podido conseguir una Regularización urbanística y social. http://www.diariodecadiz.es/chiclana/Afectados-regularizacion-reclaman-costes-asumibles_0_1098190766.html